Skip to main content

Notas de memoria Celular

Como bien sabemos, los intestinos y sobre todo el intestino grueso, son un reservorio de desechos. Si en tiempo y forma no evacuamos esos desechos se tornan peligrosos para nuestra salud. 

Los intestinos, como cada uno de nuestros órganos, cumplen una función, si por alguna razón esa función se ve afectada nos  sentimos mal, desganados, hasta llegar a enfermarnos. Lo vemos claramente sobre todo en las mujeres que no se toman el tiempo necesario para ir al baño, por estar ocupadas, por encontrar siempre algo más importante que hacer, que  nuestras propias necesidades

Además cuando emocionalmente nos pasa algo, se pueden ver dañados nuestros intestinos.  Es por eso que este revolucionario sistema nos ayuda a sanar todas las situaciones emocionales, físicas y mentales.

Tomando en cuenta que este tratamiento no es para nada invasivo, se lo podemos efectuar a todas aquellas personas que no pueden hacerse una limpieza hidro-colónica tradicional. Por ejemplo, hemorroides avanzadas, cáncer de colon, fístulas anales, enfermedades cardiacas graves, embarazo avanzado, Etc. Además de ser un complemento ideal para aquellos que se hayan efectuado el tratamiento hidro-colónica tradicional. Pues, la persona, estaría en condiciones de saber cual es el origen que le ocasionó determinado problema, encontrando de esta manera, la solución al mismo.

Es un tratamiento muy sencillo de realizar y como tal, es muy efectivo. Queda en tus manos, realizarlo.

“Cuando la vida se torna oscura, solo hace falta encender tu luz interior”. 

Cristina Romero

Profesora Memoria Celular MG® 

Para todos aquellos que han consultado sobre las sesiones de Memoria Celular, les aclaro lo siguiente:

Con Memoria Celular no necesitamos trabajar determinadas cantidades de sesiones, tampoco un tiempo determinado para aplicar la segunda sesión (si es que la persona la necesita), todo va a depender de cada caso en particular, ya que en Memoria Celular trabajamos con el sistema nervioso, entonces el tiempo de uno a otro puede variar precisamente por cómo le responde su sistema. 

Experimentar una sesión de Memoria Celular es única, ya que trascendiendo los motivos de los conflictos llegaremos a la sanación tan ansiada, en la que cada uno en particular transitará su propio camino.

En algunas situaciones con una sola sesión basta, depende del conflicto a tratar, en otras circunstancias es muy importante de acuerdo a lo que se haya tratado continuar con nuevas sesiones y seguir reprogramando nuestra memoria celular con nuevas situaciones positivas para nuestra vida. 

Lo importante acá es saber que es la propia persona la que descubrirá cual era el trauma o conflicto que tenía acuñado en su Memoria Celular y que es precisamente ella quién decidirá sanar definitivamente el mismo. 

Como Terapeutas solo podemos guiar ayudando en su proceso de sanación, usando el protocolo indicado para cada caso hasta que la persona logre liberarse de todo aquello que le impedía llevar una vida armoniosa y feliz. 

Cristina Romero

Prof. Memoria Celular M.G®

Normalmente hablamos de alergia cuando algo nos produce picazón, urticaria, problemas respiratorios, y un sinfín de situaciones que no nos dejan vivir en armonía.

Emocionalmente algo nos provoca un desequilibrio ante una situación traumática vivida, y siempre se manifestará ante el mismo estímulo o ante el mismo miedo.

Traté  a una señora con una importante alergia, con muchos problemas respiratorios, medicada siempre. Los médicos buscaban la causa y siempre terminaban diciendo que era alergia sin saber a qué. Además del problema  respiratorio, tenía problemas de piel, le picaba todo el cuerpo, comenzaba a  rascarse y dejaba  toda su piel enrojecida.

 Realizando unas sesiones  de Memoria Celular (tres en total), descubre alojado en su banca de memoria un conflicto con su marido, y lo sana. Éste había sido muy traumático porque su marido la había tratado muy mal la noche de bodas. Inconscientemente para ella fue una violación, se había sentido muy mal y nunca lo había perdonado por ese hecho. Ella nunca había relacionado la mala convivencia con su marido con el problema de alergia.

Muchas veces, con una sesión basta, pero en el caso de esta señora, ella había tomado durante mucho tiempo psicofármacos, y a veces, por ese motivo nos cuesta más llegar a la banca de memoria celular.

Al solucionar y sacar la raíz de este problema, nunca más tuvo problemas respiratorios, ni de urticaria  en la piel. Perdonó a su marido por el hecho, y hasta mejoró su vida sexual.

Por supuesto que hay infinidad de casos e infinidad de situaciones que nos pueden provocar distintas alergias, y siempre habrá una manera desde la memoria celular de solucionarlo.

Con esta técnica o este protocolo de memoria celular sanamos las causas emocionales que nos provocaron el desequilibrio en cada caso en particular.

Pregunto: ¿Cuál es tu desequilibrio emocional? ¿A qué le tienes alergia? Sólo nos queda saber cuál es tu causa, y si estas dispuesta/o a sanarla.

Cristina Romero

Profesora Memoria Celular MG®

Todo viene de más atrás….La memoria  celular ancestral.

En nuestra memoria celular tenemos guardada  toda la información, las creencias, el carácter, los miedos, y tantas cosas como se nos ocurra, heredada de nuestros padres, abuelos, bisabuelos, etc., esta información es lo que llamaríamos el campo mórfico de la familia. Por eso queriéndolo o no, estamos  generalmente repitiendo errores que ya han cometido nuestros antepasados.

Aunque cada individuo es único, siempre venimos acarreando algo ligado a nuestros antepasados. Por eso es tan importante, cuando sabemos de qué se trata Memoria celular, trabajar y destrabar aquello que nos incomoda de nuestros antepasados. Destrabar esa frecuencia energética  que nos afecta para incorporar lo nuevo. Una nueva frecuencia energética que esté de acuerdo a lo que hoy estamos necesitando, olvidando o dejando atrás el pasado.

Esto no quiere decir que todos seamos iguales, todos y cada uno de nosotros además tiene su propio patrón genético que nos hace únicos a pesar de traer grabados en nuestros genes situaciones que son propensas a expandirse en nuestra vida de acuerdo a lo que nos toque vivir.

Un ejemplo muy notorio en esta época es el de las separaciones, si nuestros padres están separados, nuestros abuelos también lo estaban y seguramente siguiendo el mismo patrón, nos casaremos y también terminaremos separados.   Esta información, como tanta otra información que sea condicionante  como son  las limitaciones de cualquier índole, ya sea económica como emocional, genéticamente estamos más propensos a esto. Esto no quiere decir que a todos nos vaya a pasar  lo mismo, simplemente estamos más propensos que otros.

Un caso que atendí  con Memoria Celular, es el de una señora de 50 años, que nunca había formado su propia familia, siempre se había dedicado a cuidar a su madre. Y vino, cansada de estar sola y de no compartir con nadie su vida.

Cuando comenzó a trabajar en su memoria celular descubrió que venía de generación en generación… su bisabuela fue madre soltera y abandonada al poco tiempo de nacer su abuela. Por ende su abuela, formo pareja un corto tiempo no llegándose a casar y teniendo a su madre como única hija, y lo mismo, su madre también había sido madre soltera y abandonada. Y ésta, nunca conoció a su padre. Una característica muy notoria era que ninguna de estas mujeres había tenido más de una pareja. Tenían una mala experiencia y se quedaban solo con eso.

Fue sanando una a una cada instancia que le aparecía, y luego de varias sesiones, conoció un hombre que hasta  el día de hoy es su pareja.

Ahora bien, en este caso. Ella, no tuvo hijos, que si los hubiera tenido y sana ella, el problema de los hijos estaría también  resuelto.  

En cuanto a ella, sanó y corto la mala experiencia con los hombres.

Por eso, es importante no vivir en el pasado, pero si reconocerlo para poder sanarlo. Solo miremos atrás para resolver aquello que nos perjudica y luego si, situarnos en el aquí y ahora.

Cristina Romero

Prof. Memoria Celular MG®

Tel. 4392-3647/4290-2946/4294-4750

¿MEMORIA?

¿Alguna  vez  escuchaste que nuestro cuerpo archiva tres tipos de memoria en sus células?

1)  La de la impronta enérgica, que es la ancestral, compuesta por todas las generaciones que nos preceden.

2) La genética o del ADN, que es la más importante, ya que el 95 por ciento del tiempo estamos utilizando la memoria de aquello que vivimos en el vientre materno.

3) La memoria adquirida, es decir, nuestra idiosincrasia, lo que vamos aprendiendo a lo largo de nuestra vida.

De esta manera sin pensamos que somos “una computadora”, podríamos decir que  la memoria celular es la base de datos de ese disco rígido y los archivos dentro de la base de datos son las memorias celulares.  De esta forma todas las cosas que alguna vez nos han pasado están grabadas en las células de nuestro cuerpo como los archivos que fueron guardados en una computadora. Y todo lo  que está archivado influencia y afecta la forma en que nos relacionamos con nuestro entorno, de cómo enfrentamos las situaciones que nos toca vivir y el  modo en que reaccionamos ante cada situación.

Cristina Romero Prof. Memoria Celular. 

 

Nuestras emociones

Todo malestar físico comienza con emociones no expresadas, sentimientos no expresados que se van juntando o acumulando en nuestro organismo creando tormentas internas que nos perjudican en todo nuestro ser.

Debemos bucear en nuestro interior buscando el disparador de aquella creencia que me perjudica. Muchas veces reprimimos, sentimientos de resentimientos, odios, celos, o culpas. Tomar conciencia de ello, es lo que nos ayudará para poder expresar lo que sentimos y así sanarlo.

Cristina Romero

Prof. Memoria Celular.

MEMORIA CELULAR MG®  es un método científico basado en la neurología y la física cuántica.

Haciendo un poco de historia, a partir del año 1953 con el descubrimiento del ADN, surgen diferencias entre médicos y Psicólogos, generándose ciertas controversias. Por un lado estaban los que creían que somos sólo producto de la genética y por otro lado los que sostenían que es mucho más importante lo que nos rodea en influye y que somos el producto del ambiente  y la circunstancia.  Después de muchas experimentaciones se concluyó que ambos factores son importantes.

En el año 1994, el biólogo celular Bruce Lipton, descubre que a medida que se van desarrollando las células del bebé en el útero materno, él mismo participa en la selección de su propio ADN: los genes provienen del padre y la madre y la posibilidad de combinación es enorme, por lo que el niño selecciona su ADN en base a las percepciones y emociones que vincular a su madre con el mundo que la rodea. Esto pasa a ser unas de las  ideas más revolucionarias en este campo.

En la investigación de ADN, los científicos norteamericanos tomaron solo el 10% para sus investigaciones y desecharon el 90% al que llamaron ADN chatarra. Contrariamente los científicos rusos se ocuparon de aquel 90% y descubrieron que a través de una maravillosa combinación vibracional de luz y sonido, se podía acceder al ADN para modificar algún tipo de información.

¿Ustedes tienen ideas cuantos Yoes los están perjudicando en su vida actual? Los Yoes son imágenes de otra época de nuestra vida que por diferentes vivencias fuimos guardándolas en algún rincón de nuestra memoria celular.

Tenemos Yoes buenos, aquellos que forman parte de nuestros lindos recuerdos.Estos nos enriquecen, nos gusta tenerlos presentes. Pero, también están los otros Yoes, esos que de alguna manera, los queremos tapar, los queremos esconder, y siempre, de una u otra forma, salen a la vista. En los momentos que quisiéramos esconderlos más, se notan. Siempre los escondemos y pensamos que porque los negamos, los escondemos o tratamos de olvidarlos, van a desaparecer, y no. Siempre aparecen para pedirnos cuenta de aquello que debemos resolver. No debemos olvidarnos que nuestros actos y pensamientos se gestan en el inconsciente, y los llevamos a nuestro estado consciente. Debemos tomar conciencia que esos yoes son del pasado y que fuimos nosotros mismos los que los hemos creado en otro momento y estado de conciencia, y hoy sólo aparecen para que de una vez y para siempre, los sanemos. Tomando conciencia de esto y haciéndonos cargo de lo que hicimos en otra época de nuestra vida es que lograremos liberarlos. ¿De qué forma? Trabajando en nuestra memoria celular y dándoles la bienvenida en todos sus estadios y dimensiones, para luego sí darles las gracias por lo que nos hicieron crecer y fortalecer nuestra vida. De no existir estos yoes del pasado, no hubiéramos crecido de la manera que lo hicimos, no hubiéramos evolucionado de la manera que lo hacemos. Porque en la vida, si no nos equivocáramos nunca, tampoco nos daríamos cuenta de lo que en verdad es una verdad. Reconciliémonos con nuestro pasado para tener un presente pleno, sanemos nuestros Yoes del pasado a través de nuestra Memoria Celular.

Cristina Romero

Prof. Memoria Celular MG®